Objetivo y Misión

Naturaleza y objetivo

exterior

El eje central de la Residencia «Cordimariana» dentro de la obra de las Misisioneras Hijas del Corazón de María, responde al deseo de la Fundadora María Güell de pasar haciendo el bien según las necesidades del momento en la Iglesia y en el mundo. La Residencia no se puede considerar sólo como un lugar en que se alojan un grupo de chicas; sino que es preciso que sea también un lugar de acogida, buena convivencia, y un medio que ayude a las jóvenes a completar su formación humana y cristiana.

Orientación cristina

La dimensión religiosa forma parte integrante del compromiso de cada creyente. Es necesario promoverla y apreciar los medios que tenemos a nuestro alcance. En la capilla, las residentes pueden encontrar en particular y en grupo momentos de oración y reflexión. Al comienzo y final de curso, Navidad y Pascua, se celebran liturgias apropiadas al tiempo y a la condición de jóvenes estudiantes.

Admisión y motivación

Cuando una joven pide la admisión en nuestra Residencia o desea continuar en la misma otros cursos, se supone que sus motivaciones están de acuerdo con el fin y las orientaciones de la Residencia, encaminadas todas al bien integral de la persona de las residentes: físico, intelectual, moral cristiano.